El pollo es uno de los alimentos más populares y una de las fuentes principales de proteína animal para la población en general. La carne blanca y suave tan característica va muy bien con otros alimentos complementando el sabor. Aporta como alimento valores muy interesantes de proteína de gran calidad sin añadir apenas grasas, ni tampoco purinas que en las carnes rojas contribuyen a la formación perjudicial de ácido úrico en sangre.

La capacidad para saciar de un producto cárnico como el pollo acompaña al arroz (contienen hidratos de carbono) y a los productos de la huerta (contienen fibra) y dan un resultado como alimento muy satisfactorio para los sentidos y desde completo el punto de vista nutricional.

En la paella clásica son características la carne de conejo o incluso las costillas de cerdo. El pollo puede hacer ese mismo papel contribuyendo al valor del plato con la consistencia, sabor y valores proteínicos de la carne.

La popularidad del pollo como alimento sustenta variaciones como esta forma de paella que permite una preparación alternativa de este alimento. La carne de pollo por su suavidad se asemeja en cierta medida a la textura del pescado. La asociación con el arroz es por este motivo mas afortunada que con otros tipos de carne.

También la cocción favorece que la masa del cereal adquiera el sabor a la carne que lo acompaña. El caldo se forma en la propia elaboración de la paella de pollo y se distribuye con el sabor del resto de los ingredientes.

Receta de la Paella de pollo

La paella de pollo aunque ligera es un alimento de gran valor nutritivo y calórico. Se adapta bien a todas las estaciones del año y para su preparación no hay mucha diferencia con la paella valenciana clásica. La inclusión tradicional en la paella de distintos tipos de carne permite dar un toque personal a este plato tradicional abierto a las innovaciones.

Ingredientes

  • Aceite de oliva extra
  • 1 pollo pequeño troceado
  • 350 gramos de arroz bomba
  • Alcachofa troceada
  • Sal
  • Pimentón
  • Tomate troceado
  • Litro de agua
  • Zumo de un limón y otro partido para decorar
  • Hierbas aromáticas y perejil
  • 2 dientes de ajo
  • Sal

Cómo hacer paella de pollo paso a paso

  1. Preparamos el recipiente y con un chorro de aceite de oliva sobre su base y ponemos a calentar. Se añaden los trozos de pollo para freír y para evitar que se quemen removemos hasta dorar bien todas las piezas. Podemos aromatizar la carne como si fuera para consumir independientemente de la paella. Se sofríe bien, en unos 15 minutos será suficiente.
  2.  Se añade el ajo bien picado y el perejil. Se agregan los trozos de tomate y se vierte el zumo de limón que ayudará a que no se pegue posteriormente el arroz.
  3.  Se agrega el arroz removiendo con una cuchara de madera para dorar el grano, con 1 minuto es suficiente. Vertemos el agua y dejamos a partir de este momento de remover para que el arroz no suelte demasiado almidón. Añadimos la alcachofa troceada. Con 20 minutos aproximadamente de cocción será suficiente.
  4.  Nunca debe dejarse que se descubra en la superficie el grano pues ese debería la señal para apagar el fuego. El agua que parece sobrar terminará en parte absorbida por el arroz y el grano debe quedar suelto. Al retirar del fuego el recipiente se deja reposar unos 15 minutos.